Cementerio de sad hill

Cementerio de sad hill

asociación del cementerio de la colina triste

Tanto Tiziano y Rafael y El Greco y las magníficas e intemporales obras de los maestros del arte. El verdadero maestro es un artista llamado Eastwood. Todos ustedes, pretendientes al título, váyanse en silencio. Y llevad vuestras pinturas con vosotros.

Dejando a un lado la exasperación, entiendo el interés permanente de mis amigos por el cementerio de Sad Hill, donde Clint Eastwood, Lee Van Cleef, Eli Wallach y el director Sergio Leone se reunieron hace más de medio siglo y crearon una obra maestra de una escena en una obra maestra de una película.

El tiroteo a tres bandas por un tesoro enterrado en una tumba sin nombre alcanzó rápidamente el estatus de icono, con los primeros planos de Leone de los rostros de los duelistas y el acompañamiento musical del compositor Ennio Morricone.

Leone y compañía eligieron el Valle de Mirandilla a las afueras del pueblo de Santo Domingo de Silos, a unos 130 kilómetros al norte de Madrid, porque se parecía al supuesto escenario de Nuevo México.

Pero en 2014, al acercarse el 50º aniversario del estreno de la película, los fans formaron la Asociación Cultural SAD HILL, formada por voluntarios, y se dedicaron a resucitarla.

restauración del cementerio de sad hill

Naturalmente, cuando el tiempo pasa y nos pasa factura, el paisaje también sufre lo mismo. El ser humano es capaz de aumentar o frenar (pero rara vez impedir) el cambio que provoca la erosión. Al tener esta capacidad de decisión, eligen los lugares donde creen que merece la pena hacer un esfuerzo. Un hermoso bosque, un importante yacimiento o una atractiva ribera suelen ser el tipo de lugares elegidos para su conservación.

  Romanico vall de boi

Pero, ¿merece la pena proteger una localización cinematográfica? Es probable que la gente tenga una opinión diferente al respecto, más aún teniendo en cuenta que los gustos cinematográficos son algo totalmente personal también. Puede depender de la película, o de la alteración del paisaje en particular, o tal vez de los actores que participaron en ella.

Es difícil encontrar una publicación especializada que no considere “El bueno, el malo y el feo” entre las 100 mejores películas de la historia.    Pero al mismo tiempo, es difícil encontrar gente que sepa que parte del rodaje se realizó aquí, en Burgos. En España, el género del western se suele vincular a Almería y sólo allí. A este desconocimiento contribuye el hecho de que aquí no queda prácticamente nada que demuestre lo que ocurrió.    Ni rastro del campo de prisioneros, ni del puente donde se enfrentaron las tropas del norte y del sur, ni del impresionante cementerio de Sad Hill.

documental sobre el cementerio de sad hill

Uno de esos proyectos que encuentra una historia en una nota a pie de página de la historia del cine, Sad Hill Unearthed trabaja esa historia en un relato de suave reflexión y emoción. Desde la perspectiva de un aficionado al spaghetti western, es una historia difícilmente superable: cuatro amigos obsesivos que asumen el reto de restaurar físicamente el cementerio de la remota ladera española cercana a la ciudad de Burgos conocida como Sad Hill, donde tiene lugar el legendario enfrentamiento final mexicano de El bueno, el malo y el feo.

  Teleferico naranjo de bulnes

El cineasta Guillermo de Oliveira muestra respeto por todos los implicados, convirtiendo este loco pero inspirador proyecto en un pequeño y conmovedor homenaje al mítico poder de las películas para extenderse más allá de las salas de cine y marcar la diferencia, incluso a lo largo de los años y de formas inesperadas. Hill es una película perfecta para los cinéfilos, que se ha presentado con fuerza en el circuito de festivales antes de su reciente estreno en salas españolas y en Netflix.

De forma inesperada, y quizás autoindulgente, la película comienza en un concierto de Metallica: el cantante de la banda (y fanboy de GBU) James Hetfield hace apariciones regulares a lo largo de la película, y el tema de Ennio Morricone se ha utilizado en los conciertos de la banda durante años. Pero luego entramos en el asunto principal, tal y como se explica en la secuencia de precréditos: En 1966, miembros del ejército de Franco construyeron un gran cementerio cerca de Burgos que contenía 5.000 tumbas, en este caso sin cadáveres.

triste colina desenterrada

Naturalmente, cuando el tiempo pasa y nos pasa factura, el paisaje también sufre lo mismo. El ser humano es capaz de aumentar o frenar (pero rara vez impedir) el cambio que provoca la erosión. Al tener esta capacidad de decisión, eligen los lugares donde creen que merece la pena hacer un esfuerzo. Un hermoso bosque, un importante yacimiento o una atractiva ribera suelen ser el tipo de lugares elegidos para su conservación.

  Cuantas lagunas hay en ruidera

Pero, ¿merece la pena proteger una localización cinematográfica? Es probable que la gente tenga una opinión diferente al respecto, más aún teniendo en cuenta que los gustos cinematográficos son algo totalmente personal también. Puede depender de la película, o de la alteración del paisaje en particular, o tal vez de los actores que participaron en ella.

Es difícil encontrar una publicación especializada que no considere “El bueno, el malo y el feo” entre las 100 mejores películas de la historia.    Pero al mismo tiempo, es difícil encontrar gente que sepa que parte del rodaje se realizó aquí, en Burgos. En España, el género del western se suele vincular a Almería y sólo allí. A este desconocimiento contribuye el hecho de que aquí no queda prácticamente nada que demuestre lo que ocurrió.    Ni rastro del campo de prisioneros, ni del puente donde se enfrentaron las tropas del norte y del sur, ni del impresionante cementerio de Sad Hill.