Es bueno el actimel en las diarreas

Es bueno el actimel en las diarreas

El yogur activia es bueno para la diarrea

Trillones de bacterias viven en nuestro interior; de hecho, las bacterias que residen en nuestro intestino son esenciales para la buena salud. Sin embargo, hay diferentes tipos de bacterias y otros microorganismos que viven en nuestro intestino: algunos son amigables y trabajan con los sistemas del cuerpo para mantener a su huésped saludable, estos son conocidos como “probióticos”. Pero otros microorganismos son menos deseables; se conocen como “patógenos”, y pueden causar malestar estomacal, ya sea en forma de gastroenteritis, o de forma continuada, como en los síntomas de tipo SII.

Veamos ahora cómo ayudar al cuerpo a superar este tipo de problemas gastrointestinales y consideremos el papel potencial de los probióticos, respondiendo a la pregunta “¿Son buenos los probióticos para el malestar estomacal?

La gente suele preguntar si los probióticos ayudan en caso de intoxicación alimentaria y, en pocas palabras, la respuesta es sí. Se ha demostrado que cepas específicas de bacterias buenas ayudan a aliviar los síntomas de muchas enfermedades gástricas, incluida la diarrea, y reducen la duración de los síntomas hasta en 24 horas.

Una cepa concreta, probada clínicamente1 para reducir los efectos de las molestias estomacales, es la Saccharomyces boulardii. Es única respecto a otras cepas bacterianas, como el Lactobacillus acidophilus, porque en realidad es una levadura probiótica. Esta cepa probiótica, que se encuentra originalmente en la fruta del lichi, es conocida por sus cualidades transitorias, lo que significa que no se coloniza en los intestinos. Curiosamente, se cree que tiene una membrana exterior pegajosa que utiliza para adherirse a las bacterias dañinas, como E. coli y Salmonella. Se cree que este proceso ayuda a eliminar cualquier patógeno del intestino. El Saccharomyces boulardii es el único probiótico que funciona de este modo, lo que lo convierte en una valiosa herramienta terapéutica para hacer frente a la mayoría de los trastornos estomacales. Incluso se ha descubierto que es útil para limitar la infección por Clostridium difficile2 en el intestino. El C. difficile es un patógeno muy difícil de erradicar, ya que cada vez es más resistente a los antibióticos.

  La casa del libro nervion

Los mejores probióticos para el malestar estomacal

En algunas personas, ciertas cepas de bacterias pueden aumentar los niveles de histamina en el tracto gastrointestinal, por lo que el cuerpo reacciona de la misma manera que lo haría ante un alérgeno[4] Demasiada histamina, y podrías terminar con secreción nasal, picazón en los ojos o dificultad para respirar.

Cómo controlarlo: Si eres demasiado sensible a las histaminas, evita los probióticos que provienen de alimentos fermentados como el yogur, el kimchi y la kombucha. Experimente con otras cepas hasta encontrar una que le funcione.

Aunque los probióticos pueden ayudar a combatir la diarrea crónica, es posible que tu caca no esté del todo bien después de empezar a tomarlos, y no pasa nada[5] Tu cuerpo debería solucionarlo por sí mismo en una o dos semanas y volverás a la programación habitual.

Este fenómeno es una pequeña cosa llamada reacción de Herxheimer. Definitivamente no es tan aterrador como suena el nombre. Puedes leer más sobre ello aquí, pero esencialmente significa que tu intestino está trabajando horas extras para acostumbrarse a la afluencia de nuevas bacterias, y las cosas se van a poner gaseosas. Lo siento.

  Como se reproducen las garrapatas

Cómo controlarlo: Bebe mucha agua. Coma alimentos antiinflamatorios. Evita el alcohol. Sienta el sudor. Cepilla tu cuerpo en seco. Despídete de tus vaqueros pitillo por un tiempo y abraza la vida de los pantalones elásticos.

Los mejores probióticos para la diarrea ibs

La gastroenteritis aguda puede causar diarrea, dolor y calambres en el abdomen, náuseas, vómitos y, a veces, fiebre. También puede provocar deshidratación, que puede llegar a ser peligrosa. La mayoría de los casos pueden tratarse reponiendo los líquidos y electrolitos perdidos para evitar la deshidratación. Pero a veces la enfermedad puede conducir a visitas al servicio de urgencias y a la hospitalización, sobre todo en niños pequeños.

La gastroenteritis aguda puede estar causada por bacterias, virus o parásitos. Algunos estudios han sugerido que los probióticos -bacterias “buenas” que se encuentran de forma natural en el intestino- podrían ayudar a tratar la enfermedad. Por ello, algunos grupos médicos recomiendan actualmente los probióticos para los niños con diarrea y otros problemas intestinales.

Investigadores dirigidos por el Dr. David Schnadower en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en San Luis (ahora en el Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati) probaron si los probióticos pueden beneficiar a los niños pequeños con gastroenteritis aguda. El equipo reclutó a más de 900 niños de entre 3 meses y 4 años de edad con un diagnóstico de gastroenteritis aguda, que se definió como tres o más episodios de heces acuosas al día, con o sin vómitos, durante menos de 7 días.

Probióticos para la diarrea por antibióticos

Son especialmente útiles para la diarrea o el estreñimiento, ambos comunes en los niños, sobre todo durante el aprendizaje para ir al baño. Los probióticos también pueden ayudar a aliviar algunos de los síntomas del síndrome del intestino irritable y de la enfermedad inflamatoria intestinal.

  El castillo de colomares

Los niños que ya toman antibióticos también pueden beneficiarse de los probióticos. Los antibióticos pueden causar dolor de estómago, estreñimiento o diarrea, y los probióticos pueden aliviar estos efectos secundarios. Pero no todos los probióticos son eficaces mientras se toman antibióticos, así que hable con el pediatra o el farmacéutico de su hijo sobre cuál es el mejor probiótico para él.

Algunos estudios sugieren que los probióticos pueden ser buenos para los niños. Un estudio descubrió que los niños a los que se les administraron probióticos todos los días durante 3 meses eran menos propensos a tener problemas respiratorios y diarrea que los niños a los que se les administró un placebo.

Los probióticos se consideran seguros para los niños, con algunas excepciones, señala el Dr. Drass. “Debe evitar dar probióticos a su hijo si tiene un sistema inmunológico comprometido o cáncer, o si es un bebé prematuro. En estos casos, los probióticos pueden ponerlos en riesgo de infecciones”.