Quien invento las muñecas inflables

Quien invento las muñecas inflables

El origen del hombre hinchable

Hoy por fin he entendido por qué nuestra generación se encuentra siempre inmersa en sus teléfonos. Intentamos desconectar a los demás.    Si presto atención a lo que ocurre a mi alrededor, puedo encontrar información sobre lo que piensa mi abuela sobre el lauki, cuya hija adolescente ha estado azotando por ahí e incluso eso está bien. Puedo simplemente asentir y escuchar todo. Es cuando empiezan a hacerte preguntas, es cuando la conversación se vuelve realmente difícil. ¿Tienes la regla? ¿Crees que estás más irritable de lo normal? ¿Quién es ese tipo al que llamas por vídeo? ¡No, Dios, no! Vale, no estoy desestimando la interacción personal… aunque no sea perspicaz, es cálida y agradable, en su mayoría. Pero las cosas que aprendes en línea… ¡son demasiado excitantes!

¿Pero realmente inventó las muñecas sexuales inflables? La idea fue suya y este proyecto, titulado “Proyecto Borghild” de 1940, se mantuvo muy confidencial. Al parecer, cuando los soldados alemanes estaban destinados en Francia, su alianza con las prostitutas de ese país había provocado un brote de sífilis. Este proyecto estaba dirigido por su oficial comandante de las S.S. Heinrich Himmler, que había escrito a Hitler advirtiéndole del brote. “El mayor peligro en París es la presencia generalizada e incontrolada de putas, que recogen clientes en bares, salas de baile y otros lugares. Es nuestro deber evitar que los soldados arriesguen su salud sólo por una aventura rápida”, escribió.

  American stanford raza peligrosa

¿qué es gonk? ¿qué significa gonk? gonk

A finales de julio de 2020, los lectores compartieron una entrada del blog de 2016 con el titular: “¿Inventó realmente Adolf Hitler la muñeca sexual?”. El post provocó que muchos lectores curiosos se preguntaran si el líder del Partido Nazi de Alemania inventó de hecho las muñecas sexuales hinchables, aunque el propio artículo no lo dijera realmente.

El artículo se publicó en un sitio web llamado The 13th Floor, un blog de género de terror que se centra en historias de naturaleza espeluznante y macabra. El post de Piso 13 declaraba que “El Proyecto Borghild fue (supuestamente) un intento supersecreto de detener la propagación de la sífilis proporcionando a los soldados nazis muñecas sexuales hinchables”. Así es: ¡Hitler inventó la muñeca hinchable!”.

Sin embargo, el escritor también reconoció que el Proyecto Borghild era un engaño: “Lamentablemente, las pruebas que apoyan que esto haya sucedido realmente son escasas, así que probablemente no sea una historia real. Pero “Hitler inventó la muñeca sexual” es una idea tan genial que deberíamos fingir que ocurrió de todos modos. Quiero decir, ¿qué va a hacer Hitler al respecto ahora, no?”

  Restaurantes recomendados en granada

Los pedos de vaca hacen volar un granero

Lo que empezó como marionetas de cuero se convirtió en robots que parecen vivos en el transcurso de unos pocos siglos, y la tecnología que hay detrás no muestra signos de ralentización, ya que cada vez se lanzan muñecos más realistas.

Uno de los primeros casos registrados de uso de juguetes sexuales se produjo en el siglo XVII, cuando marineros holandeses cosieron a mano sus marionetas de cuero y las intercambiaron con marineros japoneses. Al parecer, los marineros se sentían solos en los largos viajes y así, una cosa llevó a la otra.

“Los modelos inquietantes y erotizados creados por Bellmer en la década de 1930 sólo se diferenciaban de la muñeca sexual funcional en que carecían de los orificios necesarios para la penetración”, señala en su libro de 2010 Sex Doll: A History. Esos orificios surgieron al final de la Segunda Guerra Mundial, con la invención de la muñeca sexual hinchable.

Sin embargo, si uno cree en las leyendas urbanas, podría pensar que fueron inventadas por un tal Adolf Hitler. Las teorías que circulan por ahí dicen que las hizo para evitar que los alemanes se acostaran con mujeres no arias y otras dicen que las hizo para prevenir las enfermedades de transmisión sexual entre las tropas nazis. Sin embargo, todavía no se ha publicado ninguna prueba que demuestre que estas afirmaciones tengan algún fundamento.

  Perros jugando con niños

¿¡he tenido sexo con una muñeca hinchable!?

La invención consiste en, partiendo de una muñeca sexual hinchable convencional que ofrece una reproducción a tamaño natural de la anatomía masculina o femenina con sus correspondientes genitales, en la que los genitales pueden estar dotados o no de un vibrador, dotar a dicha muñeca sexual hinchable de medios de calentamiento tanto del cuerpo de la muñeca como de los elementos que simulan los genitales, siendo ambos medios de calentamiento independientes entre sí y permitiendo que dicha muñeca alcance temperaturas iguales o similares a las del cuerpo humano, consiguiendo así una mayor y más realista sensación de placer durante el uso de la muñeca.