Patatas al horno crujientes

Patatas al horno crujientes

Patatas rojas asadas crujientes

Los británicos tienen mala fama por su cocina, y en algunos casos con razón -la carne de vacuno cocida hasta quedar gris y la salsa hecha con gránulos que comía todos los domingos durante mi estancia en Inglaterra no eran el colmo de la grandeza culinaria-, pero maldita sea, hay muchas cosas que hacen mejor que casi todo el mundo. Me refiero a las tartas saladas, el pescado frito, los puddings de Yorkshire y las patatas asadas. El método británico de asar patatas es uno de los que más me gustan. Es sencillo y produce resultados sorprendentes. Se hierven trozos de patata hasta que estén tiernos, se mezclan con grasa (idealmente grasa de vacuno) para desbastar su superficie y luego se asan hasta que estén crujientes.

Los pasos de hervir y desbastar son la verdadera clave. Crean una fina lechada de puré de patatas que se adhiere a la superficie de los trozos de patata, que acaba crujiendo maravillosamente en el horno mientras las patatas se asan. Es la técnica que utilizo para la receta de patatas asadas ultra crujientes que publiqué en 2011, y la técnica que utilizo para casi todas las fiestas.

Patatas crujientes rápidas

Cómo hornear una patataMe gusta usar patatas russet aquí, ya que su piel realmente se hincha y se vuelve crujiente en el horno. Junto con las patatas, sólo necesitarás aceite de oliva y sal para hacer esta receta de patatas al horno. Una vez que hayas reunido los ingredientes, sigue estos sencillos pasos:Primero, precalienta el horno a 425 y forra una bandeja para hornear con papel pergamino.

  Crema de naranja para rellenar

Mientras el horno se precalienta, prepara las patatas. Friega bien las patatas y sécalas con un paño de cocina. A continuación, pincha las patatas con un tenedor varias veces para crear pequeños agujeros en su superficie.  Colóquelas en la bandeja del horno y frótelas por todas partes con aceite de oliva. Espolvoréelas generosamente con sal marina o kosher, y póngalas en el horno caliente para hornearlas.

Hornee de 45 a 60 minutos, hasta que las pieles estén crujientes e hinchadas y pueda pinchar las patatas fácilmente con un tenedor. Utilice guantes de cocina para retirar la bandeja caliente del horno.  Deja que las patatas se enfríen durante unos minutos antes de abrirlas, esponjar su interior y cubrirlas con tus ingredientes favoritos. A mí me gusta la crema agria de anacardos, el bacon de tempeh, el cebollino y la sal y la pimienta.

Cuñas de patatas al horno crujientes

Los británicos tienen mala fama por su cocina, y en algunos casos con razón -la carne de vacuno cocida hasta quedar gris y la salsa hecha con gránulos que comía todos los domingos durante mi estancia en Inglaterra no eran el colmo de la grandeza culinaria-, pero maldita sea, hay muchas cosas que hacen mejor que casi todo el mundo. Me refiero a las tartas saladas, el pescado frito, los budines de Yorkshire y las patatas asadas. El método británico de asar patatas es uno de los que más me gustan. Es sencillo y produce resultados sorprendentes. Se hierven trozos de patata hasta que estén tiernos, se mezclan con grasa (idealmente grasa de vacuno) para desbastar su superficie y luego se asan hasta que estén crujientes.

  Que hacer con la carne del caldo

Los pasos de hervir y desbastar son la verdadera clave. Crean una fina lechada de puré de patatas que se adhiere a la superficie de los trozos de patata, que acaba crujiendo maravillosamente en el horno mientras las patatas se asan. Es la técnica que utilizo para la receta de patatas asadas ultra crujientes que publiqué en 2011, y la técnica que utilizo para casi todas las fiestas.

Patatas crujientes con bicarbonato

Con cada receta que comparto en Serious Eats, siempre menciono el equipo específico que uso en casa. Con el tiempo, me he encontrado enumerando las mismas piezas una y otra vez, así que me pareció que era el momento de reunir esas recomendaciones en un solo lugar: todo el equipo de repostería que necesitas para hacer pasteles como un profesional.

Por supuesto, sería imposible escribir una guía que cubriera todas las piezas de equipamiento en el ámbito de la pastelería, así que, como autora de un libro llamado Iconic American Desserts, me estoy limitando a las herramientas que más utilizo, dejando fuera artículos más oscuros que se quedarán acumulando polvo.

  Especias para pollo al horno

Un molde tubular básico de aluminio de dos piezas es perfecto para las tartas de chifón y las tartas de libra, pero es absolutamente esencial para el pastel de ángel, que se colapsará en un molde antiadherente. La construcción de dos piezas permite sacar el pegajoso pastel de ángel del molde con facilidad, y también es muy útil para sacar los pasteles de café cubiertos de migas.

Para un horneado rápido y uniforme y una corteza perfecta en los dulces, desde los brownies hasta los bollos calientes, lo que necesita es un molde de aluminio anodizado de 9 por 13 pulgadas. El anodizado garantiza que el metal no sea reactivo, lo que evita que recetas como las barras de limón y la lasaña adquieran un sabor metálico.